¿Qué es la copa menstrual?

¿Tienes alguna duda sobre la copa menstrual? Pues siéntate, porque estamos aquí para responderlas. Son el último producto sanitario sin plástico que cambiará tu vida, literalmente. Pero no las temas, abrázalas y únete a la nueva pandilla de guerreras ecológicas que intentan marcar la diferencia, copa menstrual a copa.

¿Qué es exactamente una copa menstrual?

Nos alegra que lo preguntes. Una copa menstrual para mujeres es un producto sanitario de silicona que se introduce en la vagina para recoger la sangre del periodo. Vienen en dos tamaños diferentes: el tamaño A, que se recomienda para las mujeres que han dado a luz o tienen más de 30 años, y el tamaño B, que es para las mujeres que no han dado a luz o tienen menos de 30 años. Algunas marcas pueden etiquetarlas como talla uno y talla dos.

Son una forma tan fácil y sencilla de reducir tu huella de carbono, ya que uno puede durar años si lo cuidas adecuadamente. Una vez que empieces a quererlas, es posible que no tengas que volver a comprar un tampón o una compresa.

¿Cuáles son los beneficios de usar uno?

¿Has pensado alguna vez en el destino de tus tampones? Puede que te sorprenda, pero la mayoría de ellos pueden acabar en el océano. Así que usar una copa menstrual puede ser tu pequeña (pero gran) forma de ayudar a reducir los residuos del océano.

Así pues, no sólo son estupendas para el medio ambiente, sino que te permiten recuperar el control de tu menstruación, y punto. Especialmente cuando los tampones y las compresas pueden tener una lista de ingredientes que no significa nada para la mayoría de la gente (y muchos de ellos contienen plástico). Pero con una copa menstrual, sabes exactamente lo que estás introduciendo en tu vagina: silicona. ¿Alguna vez has sentido sequedad cuando tienes la regla? Los tampones pueden absorber hasta el 35% de la humedad vaginal, pero las copas menstruales sólo absorben la sangre del periodo.

Si eres un poco aprensiva -porque seamos sinceros, es una copa de sangre que tienes que vaciar y limpiar- pero eres consciente del impacto que tienes en el medio ambiente, puedes conseguir tampones orgánicos e incluso tampones que tienen una aplicación reutilizable (¡que es increíble!).

¿Cómo se utiliza la copa menstrual?

Puede sonar complicado y dar un poco de miedo, pero una vez que le coges el truco es súper fácil. Deberás asegurarte de que tus dedos y tu copa están mojados antes de empezar. Luego tendrás que doblar la taza y volver a doblarla, ponerla en cuclillas y, a falta de una expresión mejor, subirla y entonces la taza debería abrirse (puede que oigas o sientas un chasquido).

No debe subir tanto como un tampón; debe asentarse muy cómodamente en la abertura de tu vagina para que la sangre fluya hacia ella. Si no está cómodo, es que no está bien colocado; te costará unos cuantos intentos cuando seas nueva, pero lo conseguirás y al final será pan comido.

Para sacarlo, puedes tirar suavemente del tallo moviéndolo de un lado a otro, pero si has cortado el tallo, puede ser más fácil introducir dos dedos y el pulgar para agarrarlo y tirar suavemente hacia abajo.

¿Es necesario cortar el tallo?

Si es la primera vez que utilizas la copa menstrual, notarás que hay un tallo largo en la parte inferior de la copa menstrual, que está diseñado para ser recortado para que no lo sientas. La vagina de cada persona es diferente, por lo que es mejor recortarlo poco a poco y seguir introduciéndolo para asegurarte de que no lo sientes. Sin embargo, el vástago no debe quedar fuera de la vagina en ningún momento, si la copa se siente cómoda pero el vástago sobresale, será necesario volver a recortarlo.

Leave a Comment